9 diciembre, 2022

Hambre de santidad y belleza y el perdón liberador, sintetizan la vida de esta valerosa polaca, filóloga, investigadora, narradora de cuentos, y relatos, que renunció a un matrimonio y dio su vida por Cristo en el campo de concentración nazi. Dejó Polonia para ir voluntariamente a los trabajos forzados en Alemania, solo para predicar la fe y la esperanza en Dios. Eventualmente la Gestapo descubrió su apostolado, la llevó un Viernes Santo al campo de concentración. Hasta su último día predicó la victoria de Cristo sobre el mal con su resurrección, siendo asesinada el Domingo de Resurrección de 1945.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mariel

Nuevos