5 diciembre, 2022

Nació en Granada (Nicaragua) en 1902 y murió en Las Peñitas, León (Nicaragua) en 1977. Sus padres eran de origen español y muy ricos, por lo que se le ofrecía una vida llena de comodidades. En 1910, las Hijas de María Auxiliadora (FMA), habían llegado a Nicaragua. Eran muy pobres, buenas y siempre sonrientes, punto de partida desde el cual el Espíritu Santo le infundió su vocación que la llevó a dejar atrás todo por El Señor. Orientada hacia estudios artísticos, revela su talento para la música y la pintura. Al  conocer la figura de Don Bosco: encuentra la encarnación de los ideales que vibran en su espíritu.


Profesa en 1923 y en el nombre de su Madre y “su Reina” – como ama invocarla – realiza una incansable actividad apostólica, dando vida a grandiosas obras. Conquista para su misión apostólica las jóvenes alumnas que se vuelven “misioneras” en los pueblitos de los alrededores de la Capital; luego, también empresarios adinerados y renombrados profesionales quedan conquistados por su devoción mariana, y se sienten comprometidos a colaborar efectivamente con Sor María, quien va proyectando la audacia de la más auténtica fe en la Providencia.

Sor. María sueña para sus pobres nuevas soluciones: obtiene visitas médicas gratuitas, al mismo tiempo crea cerca instalaciones para Ia acogida de los pacientes, como también salas para la catequesis y la alfabetización; para las familias sin techo, hace construir con la ayuda de la Providencia casitas, así las ciudadelas de María Auxiliadora.

En medio del sucederse de obras para organizar, encuentra espacio y momentos de ardientes elevaciones del espíritu y de una profunda vida mística, que es en realidad la fuente de la fuerza interior de donde su apostolado brota y recibe extraordinaria eficacia.

Haciéndose como el Apóstol, “toda para todos” y olvidándose de sí para conquistar cada vez nuevos amigos a su Jesús, se entrega hasta el último de sus días: el primero en el que decidió darse un poco de descanso. La esperaba allí el descanso eterno, con “su Rey” y “su Reina”. Era el 7 de julio de 1977.

Sor María fue todo un “Don Bosco” pero en femenino. En boca de su pueblo, fue una auténtica Santa y toda Latinoamérica, en especial Nicaragua y Costa Rica, celebró con un gran júbilo el día de su beatificación, que tuvo lugar el 14 de Abril de 2002 por parte del Papa Juan Pablo II.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desde las Redes

Desde las Redes es un portal católico dedicado a la Evangelización digital. Somos un equipo de profesionales poniendo nuestros dones al servicio de la Iglesia. Lancemos las redes y compartamos la fe.

Nuevos