9 diciembre, 2022



Francisco fue un hombre de fe, que en todas las empresas que emprendió y especialmente aquellas que le fueron más dificultosas, nunca perdió la fe, antes bien, fue la misma la que lo sostuvo y animó en la contrariedad o ante la incomprensión de los demás. Así da testimonio la nota necrológica escrita en El Ermitaño: “Quién sino un apóstol se halla revestido de esa fe inquebrantable, de esa grandeza de alma que mostró siempre el P. Palau en las luchas sin tregua que tuvo que sostener…”.




Fuente ACI Prensa

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desde las Redes

Desde las Redes es un portal católico dedicado a la Evangelización digital. Somos un equipo de profesionales poniendo nuestros dones al servicio de la Iglesia. Lancemos las redes y compartamos la fe.

Nuevos