24 septiembre, 2022

Pier Giorgio Frassati fue un joven militante en varias asociaciones de seglares católicos y un gran deportista, que se entregó alegremente y con toda su energía a las obras de caridad en favor de pobres y enfermos, hasta que, afectado por una parálisis fulminante que de la que contagiado en una de sus obras de caridad, descansó en el Señor. De él aprendemos que la santidad no está reservada para religiosos ni para cosas grandes, sino en dejar que Dios y Su Amor nos llene y, cada de uno de nosotros, en nuestra personalidad y vocación, lo compartamos a los demás.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mariel

Nuevos