16 abril, 2024

El Sábado Santo, conocido como el día del “gran silencio”, marca un momento de profunda reflexión y expectativa en la tradición cristiana. Este día, que sigue a la crucifixión de Jesucristo, está impregnado de un silencio que envuelve la tierra mientras el Rey yace en la tumba.

El Catecismo de la Iglesia Católica nos guía a través de la significancia de este día, explicando que Jesucristo, después de su muerte en la cruz, descendió a los infiernos. Este descenso no solo marca el final de su misión terrenal, sino también el comienzo de su victoria sobre la muerte, el pecado y el mal. En este período de silencio, la tierra parece temerosa y sobrecogida, mientras Dios mismo duerme en la carne.

Este “gran silencio” no solo se refiere al descanso físico de Cristo en la tumba, sino también al silencio que precede a la gloriosa resurrección. Es un momento de espera y expectativa, en el que Cristo, como el Buen Pastor, busca a los que están perdidos en las tinieblas y en la sombra de la muerte. Su descenso a los infiernos no solo libera a los justos, sino que también cumple la promesa de salvación para todos los hombres de todos los tiempos.

La victoria de Cristo sobre el diablo y la liberación de aquellos que estaban esclavizados por el temor a la muerte son proclamadas en este día de “gran silencio”. A través de su sacrificio y su victoria sobre la muerte, Cristo abre las puertas del cielo para todos aquellos que creen en él.

Por lo tanto, el Sábado Santo, marcado por el “gran silencio”, es un momento de profunda reflexión y espera, pero también de esperanza y anticipación. Es el momento en que la oscuridad cede ante la luz de la Resurrección, anunciando la victoria final de Cristo sobre el mal y la muerte.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Manuel García

Fundador y Director de DLR, Ing. Software, Lic. Diseño Gráfico, escritor y habido lector, musico y compositor católico, ex-seminarista. Alguien que cree que la vida hay que disfrutarla en cada momento y aprovechar cada segundo, para al final encontrarse cara a cara con Dios.

Nuevos