28 mayo, 2024

La historia de los Santos romanos Marcelino y Pedro es un relato lleno de fe y sacrificio. Marcelino, sacerdote durante el reinado de Diocleciano, y Pedro, conocido por su habilidad en el exorcismo, fueron aprehendidos y encarcelados debido a su dedicación en alentar a los fieles cautivos y convertir a los paganos. Condenados a muerte por el magistrado Sereno o Severo, los Santos fueron secretamente conducidos a un bosque llamado Selva Negra, donde les fue cortada la cabeza para ocultar su sepultura. Sin embargo, el secreto se reveló y dos mujeres piadosas exhumaron los cuerpos, dándoles una adecuada sepultura en la catacumba de San Tiburcio.

La importancia de estos mártires no pasó desapercibida, ya que el emperador Constantino ordenó la construcción de una iglesia sobre su tumba, donde más tarde sería sepultada su madre, Santa Elena. Los restos de los Santos fueron donados al confidente de Carlomagno, Eginhard, por el Papa Gregorio IV, con el propósito de ser venerados. Finalmente, los cuerpos descansaron en el monasterio de Selingestadt, a una distancia de 22 km de Francfort, donde se dice que ocurrieron numerosos milagros durante su traslación.

La devoción a Marcelino y Pedro ha perdurado a lo largo de los siglos, y las personas siguen clamando a estos poderosos protectores en busca de ayuda y consuelo. Su ejemplo de fe y valentía continúa inspirando a quienes conocen su historia, recordándonos el poder de la perseverancia y la entrega total a la causa de Dios.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desde las Redes

Desde las Redes es un portal católico dedicado a la Evangelización digital. Somos un equipo de profesionales poniendo nuestros dones al servicio de la Iglesia. Lancemos las redes y compartamos la fe.

Nuevos