1 octubre, 2022

San Atanasio, obispo y doctor de la Iglesia, fue muy admirable por su santidad y doctrina. Defendió en Alejandría con valentía la fe católica desde el tiempo del emperador Constantino hasta Valente, por lo cual tuvo que soportar numerosas asechanzas por parte de los arrianos y ser desterrado en varias ocasiones. Finalmente, regresó a la Iglesia que se le había confiado. Después de haber luchado y sufrido mucho con heróica paciencia tantos años de destierro y persecución, descansó en la paz de Cristo en el año 373.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mariel

Nuevos