28 enero, 2023

Wilfrid fue un monje en Inglaterra quien al llegar a Roma, el Papa san Gregorio II lo ordenó Obispo y cambió su nombre de pila por el de Bonifacio, enviándolo después a Germania para anunciar la de de Cristo a aquellos, pueblos donde logró ganar para la religión cristiana a mucha gente. Consumó su martirio al ser asesinado por unos paganos de un golpe con una espada en su cabeza, partiéndola en dos. Se le ha venerado como a un gran santo.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mariel

Nuevos