19 abril, 2024

Este Obispo estuvo dispuesto a dar su vida por amor a Cristo y a la Iglesia. En una carta suya cuenta los espantosos sufrimientos que tuvo que padecer por permanecer fiel a su fe, y expresa gran deseo de poder morir sufriendo por el Reino de Dios, pues, por defender la fe del Concilio de Nicea, fue desterrado por el emperador Constancio a Escitópolis y, posteriormente, a Capadocia y a la Tebaida. Vuelto a su sede después de ocho años, trabajó con empeño y valentía para restablecer la fe contra los arrianos. Murió en el año 371.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscadores Mx

Por que creemos que lo común a toda persona es el anhelo profundo en el corazón de amor y plenitud, se busca abrir un espacio de diálogo con personas que tienen creencias, pensamientos o ideologías contrarias y diferentes a la fe católica. Para encontrar lo bueno, verdadero y bello que está en el fondo nuestras diferencias

Nuevos