24 septiembre, 2022

San Josemaría Escrivá de Balaguer fue un sacerdote joven, profundamente enamorado de Dios y a quien el Señor le escogió como instrumento para la fundación del Opus Dei, llevando a todos los rincones y ambientes del mundo el mensaje de Santidad en la vida ordinaria y buscando convertir todos los momentos y circunstancias en oración. San Josemaría recordó que cuando un cristiano desempeña con amor lo más intrascendente de las acciones diarias, aquello rebosa de la trascendencia de Dios.
Dedicó su vida a llevar el mensaje de hacer divinos los caminos humanos, invitando a que tanto la vida cotidiana, hecha de pequeñas realidades terrenas, como la vida interior, constituyeran una única existencia santa. Es así que, con Jesús Sacramentado en manos, San Josemaría no veía tres almas, sino trescientas, trescientas mil, treinta millones, tres mil millones que podían poner su vida al servicio de algo grande… Y se ha quedado corto. Porque como dijo él “Dios ha sido mucho más generoso”.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mariel

Nuevos