24 mayo, 2024

Este hombre, después de tener cargos altísimos, se dio cuenta de que la grandeza se encuentra en el alma. Buscó ser el último, el más humillado, y después de ser Vicario General de los Franciscanos, lideró batallas para proteger la Iglesia Católica de los ataques de los musulmanes. Sin disparar un arma, dirigió espiritualmente y motivó a luchar, consiguiendo la victoria.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mariel

Nuevos