28 enero, 2023

San Martín I, fue el último Papa mártir quien, tras condenar la herejía de los monotelitas en el Concilio de Letrán, por orden del emperador Constante II fue arrancado de su sede por medio de un batallón, ordenado por el Papa, y lo envió a Constantinopla, donde primero se le encerró en una dura mazmorra bajo estrecha vigilancia, después humillado públicamente, expuesto desnudo y martirizado por el pueblo también, siendo finalmente desterrado al destierro, lugar en el que, pasados unos meses, concluyeron sus tribulaciones y alcanzó la corona eterna.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mariel

Nuevos