24 mayo, 2024

Justa y Rufina eran dos hermanas que vivían en Hispalis, la actual Sevilla, dedicadas al oficio de alfareras. Fueron arrestadas por ordenes del emperador Diogeniano. Soportaron crueles suplicios, prisión, inanición y otras torturas. Justa murió en prisión, mientras que Rufina, por haber confesado su fe en el Señor, murió degollada.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mariel

Nuevos