4 octubre, 2023

Santa Mariana de Jesús Paredes, también conocida como la “flor de Quito”, fue una santa ecuatoriana cuya vida y legado han dejado una profunda huella en la historia religiosa de su país. Nacida el 31 de octubre de 1618 en Quito, Mariana demostró desde temprana edad una gran devoción y amor hacia Dios.

Desde su infancia, Mariana destacó por su espíritu generoso y su profundo deseo de ayudar a los demás. A pesar de provenir de una familia adinerada, decidió renunciar a las comodidades materiales y consagrarse completamente a Dios. A los 16 años, ingresó en el Convento de las Conceptas, donde vivió una vida de oración, penitencia y servicio a los más necesitados.

Santa Mariana se distinguió por su valentía y determinación en defender su fe y promover la devoción religiosa. Durante la ocupación de Quito por los piratas ingleses, se negó a revelar el contenido del sagrario y sufrió torturas por parte de los invasores. Su valiente testimonio de fe se convirtió en un símbolo de fortaleza y resistencia para la comunidad católica de Ecuador.

Además de su vida de oración y sacrificio, Santa Mariana de Jesús Paredes también tuvo un profundo amor por los más necesitados. Fundó un hospicio para los pobres y enfermos, donde dedicó su tiempo y energía a atender a aquellos que sufrían. Su compasión y generosidad la convirtieron en un faro de esperanza para los más desfavorecidos.

El legado de Santa Mariana trasciende su tiempo y sigue siendo una inspiración para muchas personas en la actualidad. Su vida nos enseña la importancia de vivir con autenticidad nuestra fe, de entregarnos a Dios sin reservas y de servir a los demás con amor desinteresado.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desde las Redes

Desde las Redes es un portal católico dedicado a la Evangelización digital. Somos un equipo de profesionales poniendo nuestros dones al servicio de la Iglesia. Lancemos las redes y compartamos la fe.

Nuevos