17 abril, 2024

Cuando era muy joven fue dada en matrimonio a Patricio, siendo San Agustín uno de sus hijos, por cuya conversión derramó abundantes lágrimas y oró mucho a Dios. Fue un modelo de madre: alimentó su fe con la oración y la embelleció con sus virtudes. Ardiendo en deseos de la vida celestial, murió partiendo a África, con su hijo Agustín a su lado, feliz de ir al Señor sabiendo que su hijo “había vuelto a Casa”, o sea, había vuelto a Dios.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscadores Mx

Por que creemos que lo común a toda persona es el anhelo profundo en el corazón de amor y plenitud, se busca abrir un espacio de diálogo con personas que tienen creencias, pensamientos o ideologías contrarias y diferentes a la fe católica. Para encontrar lo bueno, verdadero y bello que está en el fondo nuestras diferencias

Nuevos