30 noviembre, 2022

Para ayudar a los ancianos, esta Santa fundó el Instituto de las Hermanitas de los Ancianos Desesperados. Tuvo una vida de entrega incansable a éstos. A pesar de las dificultades, nunca dejó de ayudarlos, muriendo en el servicio. Tenía el secreto de su paz interior inalterable en medio del tráfago continuo, en sus palabras: “Dios en el corazón, la eternidad en la cabeza, y el mundo bajo los pies”.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscadores Mx

Por que creemos que lo común a toda persona es el anhelo profundo en el corazón de amor y plenitud, se busca abrir un espacio de diálogo con personas que tienen creencias, pensamientos o ideologías contrarias y diferentes a la fe católica. Para encontrar lo bueno, verdadero y bello que está en el fondo nuestras diferencias

Nuevos