31 enero, 2023

Santo Domingo Savio, discípulo de San Juan Bosco, fue un niño que, por amor a Jesús, conservó su inocencia: una mente y corazón puros. Siendo un joven de 15 años, debido a una pulmonía, caminó hacia la santidad que tanto deseaba: antes morir que pecar. La victoria de Cristo se refleja de forma clara en la vida de este niño, quien vivió siempre en inocencia, alegría, amor y paz.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mariel

Nuevos