25 julio, 2024

Dio más luz a la Iglesia que todos los demás Doctores: con sus libros un hombre aprovecha más en un año, que con la doctrina de otros en toda su vida”. Con estas sorprendentes palabras describe el papa Juan XXII al Doctor Angélico, Santo Tomás de Aquino y a su obra. El Aquinate era un intelectual, un filósofo, un teólogo, un profesor universitario, pero más que eso era un amante de Dios, un místico, un enamorado de Cristo. Dios le dio un intelecto titánico, sin duda uno de los más brillantes de la historia de la humanidad y lo elevó por la gracia. Esto le permitió comprender y sistematizar lo mejor de la tradición intelectual perenne. Supo tomar las mejores doctrinas filosóficas de Aristóteles y los Neoplátonicos para ponerlas al servicio de exponer y defender la verdad de la fe cristiana. Hizo también sus propios aportes y magistralmente unió todo en sus obras, que permanecen influyentes y relevantes al día de hoy, entre las cuales la principal es la Summa Theologiae. En una época donde la racionalidad de la fe cristiana es tan frecuentemente puesta vale la pena seguir el paternal consejo del papa Pío XI: Ite ad Thomam! “Vayan a Tomás para que puedan pedirle de la comida de la sólida doctrina de la cual tiene en abundancia para alimentar sus almas a la vida eterna”.

Podcast “De Veritate”: https://open.spotify.com/show/3U3k1ASo06rFXskfzKUklc?si=9fXVQBePTMumqdyQJIFYzA

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscadores Mx

Por que creemos que lo común a toda persona es el anhelo profundo en el corazón de amor y plenitud, se busca abrir un espacio de diálogo con personas que tienen creencias, pensamientos o ideologías contrarias y diferentes a la fe católica. Para encontrar lo bueno, verdadero y bello que está en el fondo nuestras diferencias

Nuevos