21 julio, 2024

Chiara Corbella es una joven madre que muere a sus 28 años de edad, dando su vida literalmente por amor. Su primer hija María Gracia Leticia, le abre de par en par las puertas del Cielo a sus padres Chiara y Enrico, siguiendo con su segundo pequeño hijo Davide Giovanni. ¿Por qué se abren las puertas hacia la eternidad? Porque estos pequeños, en el vientre de su mamá son diagnosticados con diferentes enfermedades, que determinan que su vida en la tierra al nacer será de menos de una hora. Esto hace pensar y despertar en el corazón de Chiara que realmente, María Gracia Leticia y Davide Giovanni vienen al mundo con una única misión, decirles a ellos y a cada uno de nosotros que no importa tanto cuánto tiempo estemos aquí en la tierra, sino que hemos sido concebidos para nacer, ser amados y amar intensamente.
Con su tercer hijo, Francesco, Chiara es diagnosticada durante el embarazo con cáncer terminal. Decide postergar su tratamiento con tal de que su hijo nazca sano y en su tiempo adecuado según la Voluntad de Dios. Por ende, al siguiente año, Chiara partirá hacia la verdadera vida.
Chiara en su testamento, le deja escrito a su pequeño un mensaje que también está dirigido para cada uno de nosotros: “Sabemos que eres especial y tienes una gran misión. El Señor te ha querido desde siempre y te mostrará el camino a seguir si le abres el corazón… ¡Fíate, vale la pena!”

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mariel

Nuevos