28 septiembre, 2022

Hoy, 19 de febrero, la Iglesia recuerda a San Auxibio de Solias (Solos), quien según la tradición fue hijo de una hermana de San Marcos, el Evangelista.

San Auxibio vivió en el siglo I y fue el primer obispo de la isla de Chipre, en la que sirvió por cerca de 50 años. Como se sabe, Chipre es una isla ubicada en el mar Mediterráneo, frente a la costa sur de Turquía, en una posición geográfica que resultó decisiva para la expansión del cristianismo primitivo.

Auxibio y San Marcos

Este santo de la Iglesia Católica nació en Roma, en el seno de una familia pagana. Su padre deseaba que contrajera matrimonio de acuerdo a las tradiciones romanas, pero él prefirió viajar a Chipre. Allí se encontró con San Marcos, su tío, en tiempos posteriores al martirio de San Bernabé, sucedido en la isla alrededor del año 70. Bernabé, judio levita nacido en Chipre y pariente de Marcos, fue uno de los doce apóstoles de Cristo y el primero en evangelizar la isla.

San Marcos introdujo a Auxibio en la fe en Jesucristo y cuando este se convirtió le concedió el bautismo. Luego lo instruiría en el anuncio del Evangelio. Una vez que Auxibio estuvo debidamente preparado, Marcos lo envió a predicar a la ciudad de Solos, al norte de Chipre.

San Pablo lo hace obispo

Concluida la predicación de San Marcos en Alejandría, este se fue al encuentro de San Pablo. El Apóstol pediría a San Tito que ordenase obispo a Auxibio, persuadido por el testimonio de Marcos. Como obispo de Chipre, San Auxibio condujo a muchos hacia Cristo y llegó a formar en Solos una comunidad cristiana próspera y ejemplar.

En el ocaso de su vida, el obispo se consagró a la formación del presbiterado y de aquellos que querían ser candidatos al mismo. Auxibio exhortaba a todos a permanecer firmes en la fe. Según la tradición, falleció en el año 102.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Desde las Redes

Desde las Redes es un portal católico dedicado a la Evangelización digital. Somos un equipo de profesionales poniendo nuestros dones al servicio de la Iglesia. Lancemos las redes y compartamos la fe.

Nuevos