9 diciembre, 2022

San Marcos, obispo de Aretusa en Siria, del año 300, fue un hombre que durante la controversia arriana no se desvió lo más mínimo de la fe ortodoxa y, bajo el emperador Juliano el Apóstata, fue perseguido y torturado cruelmente. San Gregorio Nacianceno lo saludó y reconoció como varón eximio y santísimo anciano.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mariel

Nuevos