9 diciembre, 2022

En Perge, en Pamfilia, el obispo de Megido, padeció el martirio en el año 200 en tiempo de la persecución bajo el emperador Decio. Fue condenado por el prefecto de la provincia a ser clavado en una cruz, para que sufriese la misma pena que el Crucificado a quien confesaba. San Néstor, con su ejemplo de amor, convirtió a muchos, tanto en labor como obispo como en la cruz.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mariel

Nuevos