9 diciembre, 2022

Santa Bakhita, nacida en Sudán, siendo aún niña, fue raptada y vendida en diversos mercados africanos de esclavos, sufriendo dura cautividad. Al obtener la libertad, abrazó la fe cristiana e ingresó en el Instituto de Hijas de la Caridad y pasó el resto de su vida en Italia, entregada a Cristo a quien conoció y amó desde el primer momento, sabiendo que los consuelos durante su dura vida siempre fueron él.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mariel

Nuevos