9 diciembre, 2022

Bajo el emperador Septimio Severo en el siglo III, fueron detenidas en Cartago junto con otros jóvenes catecúmenos. Perpetua, madre de veinte años y Felícitas, su sierva, entonces embarazada, se alegraban de ser expuesta a las fieras, y de la cárcel las dos pasaron al anfiteatro con rostro alegre, como si fueran hacia el cielo.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mariel

Nuevos