2 octubre, 2022

Santa Prisca (Priscila es su diminutivo) fue una niña del primer siglo de la era cristiana que soportó toda clase de prueba con paciencia y valentía por defender su fe en Jesucristo, hasta que su vida terminó siendo arrebatada a sus 13 años por el emperador romano Claudio II, convirtiéndose en una de los pocas niñas mártires cuyo nombre ha llegado hasta nosotros desde los primeros días.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mariel

Nuevos