2 octubre, 2022

En el jardín de santidad que fue la familia Martin, en medio de dificultades, creció una violeta baja y humilde a la sombra de otras flores de mayor resplandor. A estas flores admirables la Iglesia ya las ha reconocido y exaltado, es ahora el turno de Leonie Martin, la oveja negra, la pobre, la tonta, la incapaz… la primera admirable discípula de Santa Teresita del niño Jesús. La Sierva de Dios Francisca Teresa camina paciente y confiadamente a los altares para convertirse en la cuarta de los Martin en ser canonizada y este episodio la redescubrimos “muy a su manera”, la manera de Dios que siempre sabe abrirse paso y encontrar el curso en las almas.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mariel

Nuevos