24 septiembre, 2022

Autor -Pbro José Gerardo Moya Soto

"Que la homilía pueda ser «una intensa y feliz experiencia del Espíritu, un reconfortante encuentro con la Palabra, una fuente constante de renovación y de crecimiento» (Evangelii gaudium 135). Cada homileta, haciendo propios los sentimientos del apóstol Pablo, reaviva la convicción de que «en la medida en que Dios nos juzgó aptos para confiarnos el Evangelio, así lo predicamos: no para contentar a los hombres, sino a Dios, que juzga nuestras intenciones» (1Ts 2, 4)". Directorio Homilético 2014 (Decreto)

"Señales"

 Lunes de la  XVI semana Tiempo Ordinario Mi 6, 1-4. 6-8 Sal 49 Mt 12, 38-42     Miqueas, en el texto que hoy reflexionamos, nos plantea un tema...

Archivos

Nuevos