2 octubre, 2022

San Guido fue primer sacristán en la iglesia de Nuestra Señora de Laken, en Bélgica. Fue dadivoso con los pobres y peregrinó a los santos lugares por siete años y, vuelto a su tierra, murió piadosamente. Este santo trabajó por darle a Dios lo más digno, alguien que hizo cosas ordinarias con un amor extraordinario. Conocer de San Guido es una invitación a nosotros vivir de esta forma y tratar las cosas de Dios con amor y reverencia.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mariel

Nuevos