1 octubre, 2022

De Antoquía, Juan fue ordenado presbítero y llegó a ser llamado «Crisóstomo» por su gran elocuencia al hablar. Gran pastor y maestro de la fe en la sede de Constantinopla, fue desterrado de la misma por insidias de sus enemigos, y al volver del exilio por decreto del papa san Inocencio I, como consecuencia de los malos tratos recibidos de sus guardianes durante el camino de regreso, entregó su alma a Dios. Es Doctor de la Iglesia.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mariel

Nuevos