2 octubre, 2022

Fue un presbítero, religioso de la Orden de Ermitaños de San Agustín. Se sabe que fue un fraile de rigurosa penitencia y oración asidua, severo consigo y comprensivo con los demás, se autoimponía muchas veces la penitencia de otros. San Nicolás mostró una espiritualidad y relación con Dios extraordinaria, contagiando ese amor a todas las almas con quienes se encontraba. Pidamos a Dios la gracia de amarlo tanto y vivir en su amor, que otras personas se vean movidas a amarlo también.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mariel

Nuevos